loader-logo
Lanzamos el servicio Hogares #sinbasura ¡Súmate hoy!

Una Lima sin basura… ¿Lo pueden imaginar?

Este artículo fue publicado en la revista Arkinka en el mes de junio 2018.

Pensemos por un momento en nuestra relación con la basura. ¿Cuánta generamos? ¿Y de qué tipo? Y en nuestro distrito, ¿Cómo se gestiona? ¿A dónde termina lo que botamos, más allá del camión recolector?

Es importante aclarar que residuos sólidos no es sinónimo de basura. Los residuos sólidos engloban todo lo que se descarta, parte de lo cual puede ser reciclado; mientras que la basura es todo aquello que se descarta pero que no se recicla, y que básicamente, se vuelve contaminación. Esta normalmente termina hundida en algún relleno sanitario, enterrada para siempre, o en algún botadero, donde el viento o el río se la llevan para contaminar ecosistemas, a veces por siglos. En Lima (y en todo el Perú), además, hasta el día de hoy se queman cientos de toneladas de basura, liberando humos tóxicos al ambiente y contribuyendo fuertemente a nuestra ya terrible calidad de aire.

 

el problema de la basura

Si bien a veces no lo pareciera, a la ciudadanía de Lima le importa esta problemática. En la última encuesta de Lima Cómo Vamos (LCV) de Percepción Sobre Calidad de Vida, la “Limpieza y acumulación de basura” es considerada el tercer problema más, mientras que la contaminación ambiental, que va de la mano, ocupa el quinto puesto.

Pero, ¿Cómo vamos realmente? Según la Municipalidad Metropolitana de Lima, este año vamos a generar 9,400 toneladas por día de residuos sólidos en Lima. Esto es casi un kilogramo de residuos por persona, por día. ¿Cuántos de estos terminarán como basura? El Informe de Indicadores de LCV nos indica que reciclamos solo el 4%, es decir, el 96% se volverá basura, o sea, terminará enterrado, desperdigado, o quemado.

 

Puede parecer una fantasía lejana la idea de una ciudad sin basura. Sin embargo, existen muchos ejemplos de ciudades que están bien encaminadas hacia justamente ese objetivo. San Francisco, en la costa oeste de los EE.UU., hoy recicla el 92% de sus residuos. En Europa, más de 400 municipios forman la red Zero Waste Europe y han publicado una hoja de ruta para que cualquier municipio del mundo haga lo mismo[1]. Dicho sea de paso, esta hoja de ruta también se puede aplicar para otros actores, como empresas o instituciones.

 

Pie de composicion de residuos solidos en lima

Lo realmente interesante del panorama limeño es que, si sumamos los residuos reciclables tradicionales (papel, plástico, cartón, vidrio y metales), que suman el 26% de los residuos totales, a los residuos orgánicos, el 52% del total, todos los cuales son reaprovechables, hoy podríamos, con la tecnología existente, reciclar el 78% de los residuos sólidos.

Una de las particularidades del Perú es que contamos con una población grande de recicladores que vive (o más bien sobrevive, con las justas) de este magro 4% que reciclamos. Se les conoce también como chatarreros, campaneros, chancheros, o cachineros. No existe un censo de recicladores en Lima, pero según un estudio de la ONG Ciudad Saludable del 2013, a nivel nacional son 108 mil, de los cuales se estima que unos 40 mil trabajan en Lima. El mismo estudio indica que el 87% de estos trabajan de manera informal. Si 40 mil personas encuentran una oportunidad económica en el 4% de los residuos que sí se reciclan, ¿se imaginan cuántos puestos de trabajo se podrían generar si este porcentaje aumenta a 30%, o, por qué no, a 95%? Para que eso funcione, será crucial continuar apostando por la formalización de estos.

La buena noticia es que se están dando algunos pasos en la dirección correcta. La nueva Ley de Gestión Integral de Residuos Sólidos (DL Nº1278) que entró en vigencia en diciembre del año pasado, apunta a delinear prioridades, ordenar la gestión y promover la inversión en reciclaje. Propone como principio que todo plan de manejo de residuos debe priorizar la minimización, luego la valorización, y solo como opción final, el relleno sanitario. Además, obliga a las municipalidades a implementar sistemas de segregación, obligatorios para toda la población, que ayuden a maximizar el reciclaje posterior. Como siempre, la implementación y cumplimiento de la misma será el real desafío.

De cara a las elecciones municipales venideras, los candidatos deberán tomarse en serio el tema. La Encuesta LCV nos revela que, de los asuntos relacionados a la gestión ambiental, la ciudadanía considera que el tercer problema más grave es el sistema de recojo de la basura y el cuarto la falta de un sistema de reciclaje. Ante lo expuesto, podemos desechar la idea de que los residuos sólidos son un problema del cual debemos deshacernos, para darnos cuenta de que estamos ante una inmensa oportunidad de materializar un impacto social y ambiental positivo. Aprovechar esta oportunidad es tarea urgente, importante, y sin duda, será una medida muy popular.

[1] Zero waste Europe, 2013. 

 

1 Points


Abrir chat
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?